Cuando hablamos de que alguien tiene una adicción a algo, sabemos que hablamos de algo serio. Tenemos algo de conocimiento de que, por ejemplo: un drogadicto, es adicto a una sustancia o a un medicamento y siente que se muere si no lo tiene.  

Por eso, para poder dejar de consumirlo, además de ser un acto de voluntad y conciencia, en muchas ocasiones requiere de su ingreso a un centro de rehabilitación, en donde puedan ir disminuyendo las dosis controladamente, por medio de doctores especialistas en esos temas.  

¿Pero qué pasa cuando tenemos alguna dependencia emocional?  

La dependencia emocional es como una droga


Cuando dependemos de alguien emocionalmente, sabemos que, por un lado, esa persona nos hace daño. Nos destruye, de la misma forma en la que nos podrían destruir las drogas. Y por otro lado, no podemos alejarnos. Sentimos que nos morimos.  

Si  tenemos una relación cercana con esa persona, nos cuesta demasiado trabajo alejarnos hasta de la toxicidad de la cual somos dependientes

Tuve una pareja que fue muy violenta conmigo


Cuando estábamos con otras personas, él era cariñoso y amable. Si estábamos juntos, hasta les hablaba de mi belleza, mis talentos y bondades.  

Pero cuando estábamos solos, por medio de violencia pasiva, me decía todo lo malo que según él yo hacia. Entre más lo platicaba me di cuenta que era muy común entre mis conocidas, trataba de convencerme de mi poco valor, me manipulaba pidiéndome que le diera siempre más y más amor y tiempo del que le daba, cuando en realidad vivía para él…. 

Cuando yo no estaba con él, les decía a las personas mentiras sobre mi comportamiento, y utilizaba conversaciones privadas entre nosotros sobre esas personas para decirles y aumentarles considerablemente todo lo que yo opinaba de ellos.  

Esto obviamente me causó problemas muy grandes con toda la gente a mi alrededor. A los cuales, durante años, les cambió la percepción con respecto a mí, y cuando él se sentía culpable de haberlo hecho, me lo confesaba.

El problema es que yo pensaba que "lo amaba", pero era dependencia emocional.


Y cuando me decía las atrocidades que hacía, yo lo justificaba. Pensaba que él lo había hecho inconscientemente, que realmente me lo decía porque me amaba, y que ahora que lo tenía consciente, iba a poder dejarlo de hacer

Ahora veo, que lo que yo tenía era una dependencia emocional brutal. Que al estar con él, me sentía “bien” porque sentía que llenaba mis vacíos emocionales y el hecho de pensar que me dejara, hacía que sintiera que me moría

Un día, con las palabras más hirientes que he recibido en mi vida, se alejó de mí, y eso, ha sido lo más doloroso, pero por otro lado, el regalo más grande que me han dado en mi vida. Me dio la oportunidad de darme cuenta del tamaño de mi dependencia emocional hacia él.  

Cuando la adicción es a una sustancia, puedes comprar más y cubrir esa necesidad. Pero cuando la adicción es a una persona, no puedes controlar nada. Y eso, aunque puede ser lo que te mata poco a poco, en realidad te da la enorme oportunidad de trabajar. Porque, sólo tú, puedes trabajar en ti para llenar ese vacío que esa persona “llenaba falsamente”, y así poder vivir lejos de esa violencia.  

Entre más violencia, más dependencia emocional se crea…


La razón por la que comparto mi historia, es porque a raíz de mis publicaciones, donde insisto en que no debemos de estar con personas que nos hacen daño, me escriben miles de mensajes preguntándome qué hacer cuando están en una situación así.  

Quiero que sepan que los entiendo, porque, no es que quieras estar en un lugar donde te tratan como basura, pero tu dependencia hace que no lo puedas dejar. Por eso, te comparto lo siguiente: 

3 ejercicios súper poderosos que me ayudaron a sanarme


1- Escribe una carta apoyando y reconfortando a tu niño interior (tú mismo). La carta debe incluir aquellos mensajes que tu niño interior te diría sobre las situaciones en las que estás. Deja que él te hable con amor y ternura. Tener una foto tuya de esa edad que te imaginas te puede ayudar a conectarte. Te sugiero que la hagas con pluma y papel.  

2- Piensa en alguna persona que sepas que te quiere desinteresadamente, puede ser una persona del pasado o del presente. Sólo asegúrate que sea alguien sensato que te quiera. También puede ser alguien a quien ayudaste o quien te haya ayudado. Elige a alguien que sea imparcial. Busca a esa persona y háblale sobre lo que estas viviendo, escucha su opinión al respecto, pídele que te hable de tu belleza y tus bondades.  

3- Haz una lista de las cosas buenas que esa persona de la que dependes emocionalmente te da y de las cosas violentas que te ofrece. Verlo apuntado te ayudará a darle proporción a las cosas. Es importante saber que en muchos casos es indispensable ayuda profesional, de terapia, por eso te dejaré aquí abajo algunos enlaces de organizaciones que pueden ofrecerte esta ayuda de forma gratuita.  

En mi caso, puedo decir que por medio de muchas lágrimas, aprendí a amarme y a fortalecerme internamente. No es un trabajo de un día, ¡se requiere mucha constancia por mucho tiempo! 

Y sí, habían muchos, muchos días en donde sentía que me iba a morir sin ese hombre. Pero, por otro lado, sabía que estar con él me hacia mucho daño y yo no quiero ni merezco eso en mi única y valiosa vida.  

Así es que, si te identificas de alguna manera con mi relato, si alguna persona de tu vida, que puede ser pareja, padre, madre, hijos, jefes, compañeros, maestros, a pesar de que te maltratan, sientes que no puedes estar lejos de ellos, necesitas ayuda profesional para tratar tu adicción.  

Reconocerla, es el primer paso para poder sanarla.

¡No estás solo! 




FUNDACIÓN ORIGEN
Linea Pro Ayuda a la Mujer
Tel.: 01800 01 51 617
www.origenac.org

CAVI Centro de Atención a la Violencia Intrafamiliar
Apoyo legal y psicológico
Tels.: 5345 5248 y 5345 5249

VICTIMATEL
Apoyo legal y psicológico a víctimas de delitos sexuales
Tel.: 5575 5461

FORTALEZA I.A.P.
Centro de Atención Integral a la Mujer
Tels.: 2621 3285 y 2621 3286

ADIVAC Asociación para el Desarrollo Integral de Personas  Violadas, A.C.
Atención médica, legal y psicológica
Tels.: 5682 7969 y 5543 4700

Mujeres Aportando a Mujeres, A.C..MAM
Tel. 55 25 24 77
contacto@mujeresmam.com
www.mujeresmam.org.mx


Tonalá 18, col. Roma, delegación Cuauhtémoc



Hombres por la Equidad, A.C.
Tel. 11 07 77 97
www.hombresporlaequidad.org.mx



Programa Institucional de Gestión con Perspectiva de Género del Instituto Politécnico Nacional
Tels. 57 29 60 00, ext. 50545 y 50516
www.genero.ipn.mx


Denuncia segura
www.denunciasegura.ipn.mx


Observatorio Zona libre de violencia
www.zonalibredeviolencia.ipn.mx

Acercatel
01 800 110 1010

Línea Universidad Autónoma Metropolitana de apoyo psicológico por teléfono
Tel. 54 83 40 99. Horario: de 10:00 a 13:00 hrs. www.lineauam.uam.mx

Consejo Estatal de la Mujer y Bienestar Social del Estado de México
Línea sin violencia: 01 800 108 4053