Cuando a nuestros hijos les da fiebre queremos colgarnos de la lámpara, nos da terror que les dé una enfermedad mayor, que se convulsionen y que lo que suceda sea irremediable y repercuta en sus vidas. Por eso, cuando tienen fiebre, lo primero que hacemos es correr a darle un medicamento que se la baje, y cuando ponemos el termómetro y vemos que bajó sentimos que nos bañamos de tranquilidad.

¿Pero alguna vez nos hemos puesto a pensar si la fiebre tiene algún trabajo en nuestro cuerpo? Algunos doctores me han dicho cosas tipo: no sirve para nada, es sólo una reacción del cuerpo cuando recibe alguna amenaza. Pero a mí me cuesta trabajo pensar que nuestro sabio cuerpo tenga algo que no sirve para nada.

Por eso investigué un poco más y me encontré con una teoría que me hace mucho sentido, te la comparto y tú te harás de tu propio criterio.

¿Qué es la fiebre?

¿Qué pasa si cuando nuestro cuerpo percibe la presencia de un virus o una bacteria, sabiamente la ataca por medio de la fiebre? ¿Y si esas altísimas temperaturas son una de las respuestas de nuestro sistema inmunológico para combatir eso que nos esta atacando? Yo no sé a ti, pero a mí no me suena tan descabellado, ya hemos escuchado que los virus, las bacterias y, según algunos, hasta las células del cáncer viven en ambientes ácidos, por lo tanto, lo que más nos conviene es mantener a nuestro cuerpo lo más alcalino posible para no permitir que vivan los “seres” perjudiciales para él.

Tomando agua alcalina, basando nuestra alimentación en alimentos alcalinos como las frutas y las verduras, granos integrales y leguminosas, podemos mantener nuestro pH en un nivel mucho más seguro. Entonces así, podría tener un poco más de sentido lo de la fiebre, ¿no crees? Nuestro amigo, el Dr. Rubén Poplawsky  tiene una fórmula para la fiebre muy peculiar, por eso quiero compartirla con ustedes.

En lugar de poner en la frente o la pancita un trapo con agua fría, poner uno con agua caliente, lo más caliente que se pueda sin que se queme, y dejarlo uno o dos minutos máximo, el cuerpo al recibir algo más caliente que él responderá bajando la temperatura, esperar 5 minutos y repetir así constantemente hasta que le fiebre esté controlada. Yo lo he probado y la verdad sí me ha funcionado bastante bien.

Es importante dejar claro que la fiebre, entre más alta, es una muestra de que algo esta sucediendo en el cuerpo y de ninguna manera debemos de permitir que suba demasiado, consultar a su médico y trabajar de la mano de él es indispensable para cuidar la salud de los que más amamos. Mi propuesta es tener presente que el “enemigo” no es la fiebre sino el virus o la bacteria que está atacando.