A todos nos pasa que estamos en momento de duda, donde no sabemos si esa experiencia o persona es buena para nosotros. Por eso quiero compartirles la herramienta más eficaz que me ayuda a tomar decisiones.

La duda es NO.

Estás saliendo con una persona, la pasas bien, pero hay algo que te hace preguntarte si las intenciones de esa persona son buenas, no estas seguro si le gustas o no: La duda es no. Si esa persona realmente tiene buenas intenciones y si le gustas, no tendrías ninguna duda.

Esta en un trabajo donde ganas dinero para vivir, pero sientes que algo te falta, no te sientes completamente cómodo y tienes dudas sobre si ese es el mejor lugar para ti: La duda es no. Mereces estar en un lugar donde tus capacidades estén al máximo y te sientas completamente realizado.

Esta regla básica te ayudará a estar bien y a tomar mejores decisiones de una manera más rápida y sencilla, lo importante es que en el momento indicado puedas diferenciar la duda del miedo, el miedo no necesariamente tiene que significar no, es natural tener miedo saltar muro si no sabes lo que podría esperarte al otro lado, arriesgarte a tomar una decisión importante, dejar el trabajo actual por uno nuevo es una decisión que produce miedo de verdad, la incertidumbre de cómo resolver tu vida a nivel económico es angustiante, pero debes arriesgarte... ahora bien, la duda, por otro lado, el no saber si hacer algo o no porque sientes algo dentro de ti que te detiene, eso sí es importante que aprendas a identificarlo, la duda es una forma que tiene tu alma de comunicarse contigo mismo, sólo debes saber escuchar.