Hay épocas en la vida donde tenemos la sensación de que nada funciona, en las que simplemente no sabes qué hacer con tu vida y buscas encarecidamente un gran cambio. A lo mejor llevas meses buscando trabajo y ya te cansaste de decir frases como “no consigo trabajo” o “no sé que hacer con mi vida profesional” y por más que entregas currículums, visitas agencias de empleo, le pides a amigos, familiares y conocidos que te ayuden, le rezas a todos los santos, no consigues nada.

O quieres tener pareja y por más que ya adelgazaste, te pusiste guapo o guapa, le pediste a todas las personas que te presenten a alguien, te pusiste chones rojos en Año Nuevo, hiciste rituales de pareja y ya te leíste todos los artículos en internet de “cómo conseguir pareja” y aun así no llega nadie que valga la pena a tu vida.

Nada me sale bien y necesito un gran cambio en mi vida

La vida no sólo se trata de buscar cómo tener suerte, ¡no!, ojo aquí, algo MUY importante que me gustaría que entendieras es que: para hacer un cambio, la vida quiere enseñarnos cosas y muchas veces utiliza nuestras propias experiencias para que aprendamos que no tenemos control de nada, o bueno, de casi nada…

Por ejemplo, puedes controlar cosas como levantarse de la cama para ir a algún lugar, o qué transporte tomar para ir hacia allá, pero no podemos controlar todo lo que influirá para que lleguemos. La verdad nunca sabremos si la vida quiere que lleguemos o si desviará nuestro camino.

Todo se trata de vivir al máximo

Entonces,  si en estos momentos sientes que nada funciona, ¿qué puedes hacer? La respuesta es muy sencilla, y a la vez, difícil… ¿sabes cuál es?  Descansar. Así es, hay que enfocarse, en lo que te gusta, y fluye con lo que la vida te ofrezca, ahora sí, como la canción, “Busca lo más vital nomás y olvídate de la preocupación”.

Les aseguro, que, si ya hicieron todo lo humanamente posible para lograr sus objetivos, es muy probable que no hacer nada sea el desafío más grande de todos.