¿Por qué hay personas a las que vemos tranquilas y felices, mientras que vemos a otras ansiosas, angustiadas e infelices? A veces las que tienen más problemas son a las que vemos mejor, pero ¿qué es lo que hacen para que eso sea posible? 

Nuestras emociones tienen el poder de controlar cómo nos sentimos e incluso de crear lo que nos pasa en la vida, la diferencia entre unas personas y otras es que algunas han aprendido a manejarlas y acomodarlas, otras no.

Ordenar nuestras emociones significa primero reconocerlas, luego sentirlas, para después soltarlas, una forma muy saludable de hacerlo es ordenando nuestra casa, así como podemos tomar objeto por objeto y tomar la decisión de si nos gusta, si nos hace feliz o si lo necesitamos y con eso elegir si queremos mantenerlo en nuestra casa o no, al hacerlo le enseñamos a nuestra mente a acomodar, por lo tanto de la misma manera que lo hacemos afuera de nosotros lo estaremos haciendo adentro.

Cuando ordenamos nuestra casa salen cosas que ni siquiera nos acordábamos que teníamos, una cantidad de basura que es de no creerse pero, sobretodo, nos hacemos conscientes de nuestra tendencia a acumular cosas que no sirven. Con nuestra casa ordenada, podemos disfrutar no sólo de verla más linda, sino de tener a nuestro alcance y a la vista nuestras cosas favoritas, que elegimos conservar.

Como es afuera es adentro

Lo mismo hacemos con nuestra emociones, al limpiar emociones como la ira, el miedo, el enojo; sentirlos y luego dejarlos ir, dejamos al descubierto emociones como el agradecimiento, la ternura y la alegría y nuestra vida se vuelve más armónica.

Sé que parece imposible pensar que por ordenar tu casa te vas a sentir mejor, pero te hablo desde la experiencia, lo comprobé conmigo misma y cuando lo hice mi vida cambió radicalmente para mejor, por ejemplo, cuando tienes gripa es una señal de que hay confusión en ti, prueba ordenar un cajón de tu casa y verás cómo mejoras considerablemente.

Claro, no puedo asegurar que a todos les vaya a resultar como a mí, quiero creer que sí, pero nada pierdes con probar, si funciona pues todo bien y si no al menos tendrás tu casa acomodada, como sea ganas algo igualmente.