A cuántos de nosotros, cuando éramos niños, no nos decían cuando la regábamos “¿Que no piensas?”, habrá quien piense que es poca cosa, pero esa pregunta nos llenaba de culpa y nos hacía sentir lo más estúpido del planeta.

Ahora, en mi adultez, me he dado a la especial tarea de identificar las cosas que aprendí de niña, conservar las que me sirven y desechar las que no, y me doy cuenta que esa frase pudo habernos marcado. 

Cuando nos bloqueamos

Fíjense en algo, cuando tenemos un problema, lo primero que solemos hacer es a pensar mucho, y todo el tiempo, sobre el problema y cómo resolverlo, podemos incluso a obsesionarnos con él, con sus protagonistas y con nuestra necesidad de encontrar una solución. Eso hace que vivamos con estrés y angustia porque no encontramos la solución, sin darnos cuenta que pensar demás, precisamente, es justo lo que provocará que el problema no se solucione.

Lo mejor que podemos hacer es dejar de pensar, vaciar nuestra mente por un tiempo, dejar que se haga algo así como un borrón y cuenta nueva, resetearla, de manera que la idea sobre qué hacer al respecto llegará cuando menos lo esperemos, como un regalo del cielo

Einstein decía “Un problema no puede ser resuelto en el mismo lugar donde se creó”. De alguna manera, nosotros creamos el problema y aunque sean otros los protagonistas implicados en hacerlo realidad, si tratamos de resolver el asunto con la misma mente que creamos el problema, no encontraremos la solución; porque, precisamente, lo que necesita ese problema es que lo podamos ver desde otra mirada, desde otro punto de vista. 

Cambio de perspectiva

A veces, los problemas ni siquiera necesitan que nosotros hagamos algo al respecto, hay cosas que sólo el tiempo cura, pero si nos permitimos no pensar en ellos todo el tiempo, no sólo tendremos una sensación de bienestar mayor sino que encontremos mejores soluciones.

Pero ojo: No estoy diciendo que si tenemos un problema hagamos como que no existe, evadirnos sería contraproducente. Lo que digo es que intentemos resolverlo y si no funciona, pues retiremos nuestros pensamientos del problema por un momento, para refrescar la mente y luego poder verlo desde otra perspectiva