Nuestro cuerpo es la puerta de nuestro espíritu, nuestra energía, nuestra mente, nuestro corazón y nuestra alma, es por ello que más que hablar si está bien o mal mantener relaciones sexuales sin amar a la otra persona, quiero hablar si ese acto nos hace bien o nos hace mal.

En el catecismo me enseñaron que nuestro cuerpo se entrega sólo con amor, pero también que hacer el amor es sólo para procrear. Que si ya te casaste, aunque en tu relación ya no haya amor, está bien si sigues con es persona.

Cuando llegué a mi etapa adulta, la vida me orilló a transgredir esas ideas y justo ese es el punto para darnos cuenta de cuáles reglas o ideas nos sirven y son buenas para nosotros y cuáles no, de la manera de armar según nuestro propio criterio y si aceptemos algunas ideas más o descalificamos otras. 

Entonces, lo que más nos conviene, es ver cuáles de ellas valen la pena y cuáles no. Por ejemplo: Compartir nuestro cuerpo con una persona, sólo a través del amor; eso suena bien ¿no?, pero acostarse con un desconocido en la primera noche, hmm... no suena tan bien.

Me he preguntado varias veces: ¿Por qué atraemos situaciones de violencia a nuestra vida? ¿Será que la vida nos trata como nosotros nos tratamos

A veces creemos, que si sentimos falta de amor o cariño, otra persona nos lo puede dar, y no sólo es imposible, sino que esa idea nos orilla a tener experiencias que no sólo no nos llenan, sino que por el contrario nos vacían más.   

¿Por qué no es buena idea tener sexo sin amor?

No se trata de que seas una buena o mala persona si lo haces, no es que respetar esa regla sea algo bueno o algo malo y no se trata de emitir juicios de acuerdo a tu comportamiento. Más bien, es darnos cuenta que cuando tenemos relaciones con una persona, no sólo tenemos contacto con su piel, boca, lengua y órganos sexuales, porque a parte si no conoces a la persona no sabes si tiene alguna enfermedad que te pueda contagiar, sino que no sabemos quién es la persona realmente, y por ello nos estamos poniendo en riesgo. No sabemos si es violento y cuáles son sus intenciones con nosotras.

También se mezclan las energías. Los hombres depositan, de forma literal, sus memorias y emociones en tu vientre y esas memorias y emociones afectarán las tuyas considerablemente.

Tener sexo sin amor, no es amor

A lo mejor disfrutas durante el sexo, a lo mejor sientes que la química te lleva al cielo, pero ese no es el paraíso y por el contrario, los vacíos emocionales que te deja tardarás mucho tiempo en llenarlos. Créeme, es una inversión que no vale la pena. 

Tenemos que aprender a ser más selectivos y entender que es mejor nada que cualquiera, porque tú y yo no somos cualquiera.

Muchas veces confundimos nuestros valores con cuestiones morales o de educación. Lo moral, es lo que opinan las demás personas con respecto a algunos temas, los valores, son las cosas que valoras de ti y de los demás y eso es justo lo que sí vale la pena cultivar. No se trata de lo que la gente opine de ti si estás en la cama con uno o mil hombres, se trata de verte como un hermoso ser que tiene la posibilidad de elegir con quién quiere volar.

Si tienes ansiedad usa la masturbación como método para disminuir tus niveles de estrés y de histeria, pero date cuenta que, los hombres no te van a ayudar a sentirte mejor. El sexo casual hace que te sientas cada vez menos valiosa, y ese sentir te aleja de la felicidad real. Trátate como tratarías a tu hija, y qué pensarías si ella se pusiera en esa situación, a lo mejor estás pensando en todas las cosas que no fluyen en tu vida y crees que el que alguien te desee te ayuda a sentirte mejor y eleva tu autoestima, pero no es así.  

Un hombre sería capaz de decir cualquier cosa con tal de llevarte a la cama, lo que crees que siente por ti lo dice por conveniencia, lo que vives es una alegría momentánea, pero después pagas un precio muy alto. Podrías probar amarte y cuidarte como origen de todo lo que te pasa, si cuidas tu cuerpo el universo lo interpretará y te ayudará a cuidar de tu vida.  

Si quieres sentirte amada, ámate tú.